Cielo de fuego

No son fotografías de un amanecer o de un atardecer. Se trata de instantáneas tomadas alrededor de las 10:30. Sé la hora aproximada porque fue cuando finalicé mi primera sesión de hoy y me dirigía hacia la segunda. Hacía unos años que no veía el cielo de mi ciudad de esta forma. 

Estamos en León, y así tenemos el cielo. No me quiero imaginar cómo estará Galicia, Asturias o Portugal.
Si seguimos incendiando nuestros bosques, no sé qué vamos a respirar en un futuro. No hará falta un meteorito para extinguirnos. Ya lo haremos nosotros solitos.
Una pena




Marta y el basket

A ver cómo escribo yo esto, cuando sé que la reina de la palabra escrita va a leerlo :) 

Conocí a Marta el día del besapiés del Nazareno. Lo recuerdo porque luego coincidimos en Santa Nonia. Vino con su vestido blanco, una chupa de cuero negra, un balón de baloncesto y una sonrisa tímida al principio. Es normal, no me conocía de nada. Pero eso lo solucionamos rápidamente y se nos pasó la primera tarde volando, entre saltos y botes al balón.

El día de la postcomunión, me llenó de alegría su carrera hacia mí y su abrazo nada más verme a las puertas del palacio de los deportes. Qué queréis que os diga, mi alma lo agradece. 
Aprovechamos para hacer también unas fotos con Álvaro y con Julio. A Laura la voy a tener que convencer porque forman una familia maravillosa. Como se dice ahora, una familia TOP.

Ha sido un placer que hayáis compartido conmigo un momento tan especial en la vida de Marta. 

Un abrazo muy fuerte y muchas gracias por todo !!!